top of page
Search
  • Ileana Delgado Castro

Heriberto Nieves Avilés quiere ser puente para artistas puertorriqueños en París

El reconocido escultor exhorta a la empresa privada a patrocinar a artistas jóvenes para que tengan la oportunidad de quedarse en la Cité internationale des arts, en la capital francesa.


Heriberto Nieves in front of the Cite Internationale des Arts, Paris, France


Llegó a París en 1997 como artista residente de la Cité internationale des arts (Ciudad internacional de las artes), una oportunidad y experiencia de la que el escultor y artista plástico puertorriqueño Heriberto Nieves Avilés se siente más que honrado y donde dice que se desarrolló como artista. Se trata de una institución de renombre mundial donde cada año llegan más de 1,000 artistas de todas las especialidades y nacionalidades para una estadía en uno de los 325 talleres de la residencia.


“Es una institución muy importante a nivel internacional y para mí es un honor haber llegado hasta aquí. Por eso quiero hacer de puente para que artistas jóvenes puertorriqueños tengan la misma oportunidad”, afirma Nieves en una entrevista por videollamada desde su apartamento en la Cité internationale des arts, en pleno centro de la capital francesa.


El artista explica que la forma en la que se escogen a los artistas que van a la Cité ha cambiado y ahora la entidad busca patrocinadores -de la empresa privada o del gobierno-para que auspicien a un artista y se convierta en un socio de la institución, lo que también le permitiría escoger al candidato.



“Lo que ellos piden es un auspicio económico. Aquí hay siete salas de exposiciones, dos salas sinfónicas pequeñas. Aquí hay danza, teatro, música, artistas plásticos, todos artistas profesionales. Podemos lograr ser socios de la Cité y lograr enviar un artista a París cada año. Esto no es una entrevista para mostrar mi trabajo, lo que estamos haciendo y lo que hemos logrado en 25 años no se debe detener. Por eso voy pronto a Puerto Rico para ver la disponibilidad de las empresas privadas para que este puente no se acabe conmigo. Creo que es una oportunidad importante para la isla”, sostiene Nieves, quien destaca el apoyo que ha tenido de la Universidad de Puerto Rico (UPR), recinto de Carolina, donde es artista residente y profesor.


El reconocido escultor, quien también ha presentado su trabajo en exposiciones en importantes museos y salas internacionales de Finlandia, Francia, Alemania, Bélgica, China, Corea del Sur, Venezuela, Colombia, México y República Dominicana, además de Puerto Rico, reitera la importancia de que el apartamento donde vive en París, se pueda mantener para las nuevas generaciones de artistas boricuas. “Es un espacio en pleno centro de París que no se debe perder y que puede ser una oportunidad para jóvenes artistas puertorriqueños porque yo sé que no voy a durar toda la vida. Por eso, debemos hacer algún tipo de gestión para que se logre establecer una asociación y que otros jóvenes tengan esa oportunidad”, reitera.


Nieves acepta que siempre ha sido un artista experimental y que tiene mucha obra urbana, tanto en Puerto Rico como en diferentes países. En la isla, por ejemplo, sus esculturas se pueden apreciar en el Parque Central de Bayamón, en el Expreso Baldorioty de Castro, en la Escuela de Bellas Artes de Carolina y en Plaza de la Cultura en Guaynabo, entre muchos otros lugares. Igualmente, hay obras en República Dominicana, Venezuela, Colombia, diferentes países de Europa, así como en Estados Unidos. También ha obtenido innumerables distinciones, como la medalla de plata de la Bienal Internacional de Arte Contemporáneo de Florencia, Italia y el diploma de honor otorgado por la Asociación Internacional de Artes Plásticas (UNESCO), en París, Francia.


Calentamiento global en su obra


Al momento, señala Nieves, quiere plasmar la investigación que ha hecho sobre el calentamiento global “y todo lo que verdaderamente nos está afectando”, como una forma de documento de investigación para la sociedad, especialmente para los jóvenes.

“Luego de la pandemia, estuve trabajando en mi taller en Vega Alta con la vegetación. Estoy utilizando colores metálicos representativos del fuego, las cenizas, el calor y el sol. A través de colores de pinturas luminosas, trabajo con dorados, grises y cobrizos metálicos. Utilizo la hoja natural, la pego y la encapsulo con pintura en bases negras y luego sobre esa textura y esa forma natural de la planta empiezo a trabajarla”, explica el escultor sobre este reciente trabajo con el que ha trabajado en la Cité internationale des arts y que describe como una floresta de hojas que “se están perdiendo y destruyendo por el calentamiento”.


Una simbología con la que quiere denunciar que, si seguimos en este ritmo de destrucción, eventualmente “vamos a perder la belleza que el universo nos regaló”.



Las piezas que ha trabajado, en pequeño formato, son parte de esa investigación que traerá a Puerto Rico próximamente para construir piezas en gran formato en las que utilizará las hojas directamente al canvas o a otra superficie, como metal o madera. Por eso cree que, más allá de que sean piezas estéticas, pueden servir como una muestra de la emergencia climática, obras de arte que se quedan para la posteridad.


A sus 65 años, Nieves siente que es un momento crucial en su vida para, de forma creativa, dejar una huella de lo que pasa en la sociedad. Comenta, por ejemplo, que recientemente fue invitado a participar junto a artistas de Estados Unidos y el Caribe a la primera Bienal Internacional LGBTIQ+ Santo Domingo 2022 y la obra que presentó, un péndulo de vegetación en movimiento, tuvo muy buenas críticas. De hecho, forma parte de las piezas que servirá como parte de lo que presentará en la Universidad de Puerto Rico, recinto de Carolina, aunque no como una exposición.


“Es como un documento de investigación para elaborar una serie de 15 a 18 piezas en gran formato -de cinco a seis pies- en soporte sobre tela, sobre metal o madera y el péndulo en movimiento natural de luz y sonido. Estoy trabajando con la materia porque es la única parte representativa para poder llevar el documento verdadero, además de que es bellísimo. Cuando lleve eso a gran formato y toda esa vegetación, con esos colores metálicos, va a ser espectacular”, afirma Nieves entusiasmado.





Una serie que, eventualmente, espera poder llevar en una exhibición, ya sea al Museo de Arte de Puerto Rico o al Museo de Arte de Ponce (MAP). “Recuerdo que en el 2000 hice la exhibición ‘Péndulo de luna blanca’ en el MAP y sería interesante que, 20 años después, se exhiba este ‘Péndulo natural’, una escultura móvil, construida en metal, con luz led, vegetación natural y carbón”, añade el artista plástico ilusionado.


“El primer péndulo lo presenté en la Feria de Arte Art Chico en Bogotá y fue un éxito. La obra fue adquirida por la revista internacional Arte Al Límite de Chile para su colección. Luego realicé otro péndulo para mi exposición individual en el Museo de Arte Coterráneo de Bogotá 20018, que se quedó en la colección de arte de la Universidad Nueva Granada en Bogotá. Y el tercero fue el péndulo natural en la Bienal de Arte LGTBQ en Santo Domingo, que se quedó en la fundación LGTBQ SD”, indica Nieves, quien dice que cada péndulo tiene sus variables, pero todos están construidos con la misma materia y es un mismo documento visual.


En ese sentido, dice que todos los ensayos de investigación realizados en París están en comunión con el péndulo natural. Además, resalta que será una exposición acompañada de vídeos y de “textos digitales que bañan el espacio, con luz y sonido”. “Será una exposición de investigación, interactiva y sobre todo académica, para poder llevar el mensaje al público de reforzar la conciencia sobre este gran problema del cambio climático. Además, estará abierta para las escuelas públicas, universidades y el público en general. También habrá un ciclo de conferencias con investigadores, entre ellos, ya confirmado, el Dr. Guillaume Simioni, científico francés en el Instituto de Avignon, fotógrafo, investigador del cambio climático y sus efectos en nuestra vida”.


Se trata de un trabajo que, a juicio del artista, es figurativo, pero al mismo tiempo lleva un mensaje de concienciación. “Es figurativo porque tenemos una obra que está ahí, un documento que podemos ver. Son piezas para que la persona pueda detenerse, analizarlas y, al mismo tiempo, crear una conciencia sobre el tema del calentamiento global que nos afecta tanto”, sugiere Nieves, quien ve su legado a la sociedad como un documento histórico. “Cada pieza que se hace a través de cualquier manifestación artística -escultura, pintura o grabado-, es un documento visual histórico. Y como artista es lo quiero dejar a través de mi obra”


11 views0 comments

コメント


bottom of page